Caminando por las Veredas de la Mesa de la Cruz
Las veredas de San Ignacio no tienen mucho uso hoy en día. Le leña ya no se necesita así es que las caravanas de burro con cargas de leña, antes algo común, ya pasó. Los años de sequía llevaron a los ganaderos a una actividad poco remunerable y se han construido casas en las orillas de muchas veredas. Diego Arce Lucero, Trabajador de Casa Lereé, ha limpiado y marcado las veredas de la mesa arriba de la casa. Unas piedras blancas marcan su ruta para exploración y puede ver el mapa aquí o le espera uno en la librería de Casa Lereé.

Hiking the Trails of Mesa de la CruzLa Vereda de la Mesa de la Cruz empieza por la esquina noreste de la plaza. Camine por el frente de Casa Lereé y de vuelta a su derecha en la esquina. Al final de la cuadra, vuelta a la derecha e inmediatamente hacia la izquierda y siga por ese camino con las antiguas asoleaderas (patio para secar dátiles) a su derecha, justo al otro lado de la barda. En la casa a su izquierda la familia de Andrea y Guadalupe preparan machaca al igual que chorizo. Note las ruinas de paredes de adobe, hoy usadas come criaderos de puercos, y los puercos amistosos.

Suba hacia su derecha para ver la antigua cárcel construida con piedra obscura (hoy una casa). Suba una parte empinada hacia la izquierda hacia la pila de piedra obscura y hacia su derecha por su base. Siga las piedras blancas hasta que suba y verá unas esplendidas panorámicas de San Ignacio. Cuando alcance la cumbre verá una cruz blanca puesta allí por Rebeca Lereé de Carrillo, o tal vez por Chala o Matilde años atrás.

La Cumbre de la Mesa es un Ancho Jardín de Cactus, sin quehacer, donde puede caminar hasta que su corazón lo desee. A lo lejos en el horizonte en cualquier dirección los extintos volcanes toman su color por lo borroso de la distancia o por el atardecer y la puesta del sol. Rodadas en la tierra, usadas por un antiguo aeropuerto, las líneas de la corriente eléctrica y las redes de agua potable, desde los ojos de agua hacia el pueblo, le proporcionan terreno bueno para caminar.

Caminando hacia el sur lo lleva hacia el viejo basurero, Cerro del Calvario y el camino hacia la Laguna de San Ignacio. Hacia abajo de la mesa, al este lo lleva hacia los Ojos de Agua y al área de Los Álamos una área baja donde se puede nadar, pero no hay vereda y tiene que explorar para encontrarlo. Si encuentra la parte de arriba de un dique enterrado, el ojo de agua está hacia arriba y Los Álamos hacia abajo, con lugares para entrar el agua al lado sur.

En la punta de la mesa hacia el lado norte, puede subirse al monumento de concreto, La Hasta Bandera, para una vista espectacular del río abajo. Una vereda descendiente hacia el oeste no está en uso por estar muy empinado y bloqueado en el fondo por un peñasco y un rancho. Pero las tres veredas ascendientes presentadas aquí proporcionan varias caminatas en forma de finas curvas.

Camine hacia el Río por la Vereda de la Acequia. Una vuelta hacia la derecha frente a Casa Lereé y vuelta hacia la izquierda al final de la cuadra lleva a Ud. hacia los escalones cimientos de la casa del General Mújica, una vez gobernador de éste Territorio Sur. Baje por los escalones que están hacia el final de estos cimientos y siga la vereda hacia su derecha junto a la acequia que sigue a lo largo de la base de la mesa. Manténgase cerca de la acequia y cuídese de no caer en las ciénagas tomando otras veredas.

Donde la base era honda y serrada, la gente construía casas. Un árbol de mango marca el sitio de dos ruinas de adobe abandonados desde los días de la Misión, de un lugar llamado La Baña. Aquí una vereda ancha, la Vereda de las Vacas, sube hacia la cumbre de la mesa. Busque las piedras marcadas de blanco para guiarte. Estrato suelto contiene antiguas conchas y más hacia arriba esferas están formadas en las rocas.

Más allá por la vereda de la acequia un árbol de adelfa marca la segunda ruinas de adobe en el Palmar de Baltazar, donde sube una pequeña vereda encumbrada, La Vereda de Leña, marcada con unas cuantas piedras blancas.

Continuando por la vereda de la acequia llega a un callejón y camine hacia la izquierda para alcanzar el camino de entrada y hacia la derecha para el río.
Hiking the Trails of Mesa de la Cruz
5 Page Web Design