Una Breve Historia de Casa Lereé
La casa colonial de adobe situada cerca de la plaza fue construida por el pionero francés Plácido Lere hacia 1885. Plácido era súbdito francés que decidió venir al territorio mexicano de Baja California. Se casó en Mulegé y viudo con cuatro niños. Entonces él se casó con Matilde du Claud, una hermosa viuda de Mulegé con un niño. Ella era una excelente costurera.

Francia debió haber mostrado gran interés en México durante la breve ocupación francesa en 1864-67. Matilde y Plácido llegaron a San Ignacio donde vivían en la parte derecha de la misión. Construyeron unos ranchos en la Sierra de San Francisco. El rancho La Asención fue escriturado a nombre de Matilde y la escritura fue firmada por el propio Porfirio Díaz quien fuera presidente de México de 1876 a 1911.

Jane SweepingJuntos Matilde y Plácido criaron a 8 hijos más: Francisco, Juan Antonio, Germán, Ignacio, Rosario 'Chala', Carmen, Guadalupe y Carlos. Matilde continuó su trabajo como costurera y ahorraron un dinero, comprando el terreno situado en la parte baja de la pendiente de la mesa del pueblo dónde construyeron Casa Lereé. Matilde y Plácido y sus amigos viajaban a caballo desde el rancho y ataban los caballos bajo la sombra del gran mezquite. El agua que viene de los ojos de agua hacia el pila de la misión ha venido corriendo por casi 150 años por la acequia que pasa por el jardin.

Matilde y Plácido construyeron su casa de dos habitaciones grandes de adobe a lo largo de la Calle Madero con un amplio corredor con techo de palma abierto hacia el jardín. Compartiendo una pared de la casa construyeron un alto granero cuadrado. Plácido entraba a caballo al granero a través de un alto portón. Gradualmente fueron añadiéndose otras estructuras de ladrillo del lado de la Calle Madero.

Casa Lereé se convirtió en casa de huéspedes cuando la hija Chala se hacía cargo de cuidar a Matilde y Plácido ya viejos. Durante muchos años esta construcción fue la única casa de huéspedes en el pueblo, proporcionando un refugio acogedor para maestros y doctores que no contaban con un hogar en San Ignacio, así como para otros visitantes y viajeros. A un punto indefinido el uso del nombre cambió de Lere hasta Lereé.

Las comidas se servían en una larga mesa junto a la acequia y todos los huéspedes se sentaban al mismo tiempo a comer. Había música, amena plática, bromas y buena comida. Pollos y guajolotes corrían libres por el jardín y emparrados de uva ofrecían fresca sombra a los visitantes.

Doña Chala nunca se casó. Era una magnífica anfitriona con excelente sentido del humor que prefirió permanecer en Casa Lereé. Si necesitaba algo iba a la pequeña tienda con una puerta hacia el jardín ahora parcialmente escondida por la pared de piedra en el área de estacionamiento. Cuando María, la hija de Plácido, quedó ciega, la cuidó su hija Rebeca Lereé de Carrillo en Casa Lereé. Con el tiempo, Doña Rebeca se convirtió en la anfitriona de la casa continuando por muchos años la tradición de hospitalidad.
Casa Lereé History
En los 1990's la casa fué renovada cuidadosamente por María Eugenia 'Maru', Ortega y Clifford Nickerson. Se llamaba la casa 'Casa Elvira' por la abuela de Cliff. Cuando ellos regresían a su casa en La Paz, fué para mí un privilegio comprar Casa Lereé. Vivía en San Francisco pero ahora vivo aquí con la ayuda de mi ama de casa Elizabeth Villavicencio Villavicencio, y mi albañil y jardinero Diego Arce Lucero. Siempre quedamos feliz de dar la bienvenida a los que visitan al adobe histórico, para ver el foto archivo, comprar libros en español e inglés, platicar de la historia, y apreciar las obras de los artistas de San Ignacio.

Jane Beard Ames, ‘Juanita’, 2014


5 Page Web Design